Los retos comunicativos de chatear
Abril 4, 2016
Cristina Fortuny
Chatear es la nueva forma de comunicarnos. No cabe duda que ha revolucionado la forma en que nos relacionamos. Ahora podemos comunicarnos en cualquier momento con cualquier persona que se encuentre en cualquier lugar del mundo.

Nos ha permitido reencontramos con los amigos del pasado, acercar a los familiares que se encuentran lejos, conocer a personas con intereses comunes y difundir información en cuestión de segundos.

Sin embargo, no debemos confundir los beneficios de la conectividad de un chat con sus capacidades de “comunicación”. La comunicación más efectiva es aquella que cuenta con los siguientes elementos:
- Palabras: aquellas que se escogen para expresar el mensaje.
- Imágenes: los visuales que contribuyen al entendimiento del mensaje.
- Voz: tono, pausas y volumen que se utilizan.
- Cara: expresiones y gestos.
- Lenguaje corporal: posición y movimiento de brazos, hombros, piernas y cabeza.
- Presencia: condiciones del espacio ya sean físicas (temperatura, olores) o emocionales (humor del grupo, proximidad a otras personas).

Si comparamos un chat versus una comunicación cara a cara en base a estos elementos, queda claro que quedan en extremos opuestos. El chat cuenta únicamente con palabras e imágenes (en forma de emojis y/o fotos). No quiere decir que la comunicación sea necesariamente mala, pero si implica que debes ser extremadamente bueno con el uso de estos dos elementos para lograr comunicar lo que quieres sin generar malos entendidos.

A continuación algunos tips para el uso responsable de los chats:

Se cuidadoso con lo que dices. Todo se convierte en prueba.
Cuando dices algo cara a cara y esa persona va y se lo cuenta a una tercera, siempre tienes la opción de argumentar que no fue lo que quisiste decir y aclarar cuál era tu intención.
Con el chat y la opción del screenshot (foto de la pantalla), todo lo que escribes queda allí para siempre. Puede ser enviado a infinidad de personas o subirlo a redes sociales. Por lo tanto, hay que pensar dos veces qué cosas vas a compartir sobre ti mismo, así como las opiniones que emites sobre algo u otras personas, especialmente si son temas sensibles.

Mantén el drama y los conflictos fuera de internet.
Hay veces que las conversaciones se complican a través de un chat y pueden generar un conflicto. Lo más sano es identificar el momento en que hay que llevar esa comunicación a un mejor medio. Se vale decir: “No creo que chateando sea la mejor forma de resolver esto. ¿Podemos hablar por teléfono? o ¿Podemos hablarlo mañana?”

Interpreta correctamente el objetivo del grupo de chat.
Si los chats uno a uno pueden generar conflictos, los grupos de chats son un reto aún mayor. La mayoría de los desavenencias surgen porque:
- Alguna persona olvida quienes conforman el chat.
- Se equivocan y escriben en el grupo de chat que no es.
- Asumen que por estar en un grupo de chat, todas las personas piensan y actúan como uno o se ríen de las mismas cosas.
- Convierten el chat en una sección de anuncios clasificados.
- Escriben en horarios inadecuados.
- Se escriben comentarios que no se atreven a decir en la vida real.
No hay cultura todavía de establecer los límites de estos grupos y se deja a la discreción de cada quien, cómo manejarse en ellos. Sin embargo, cada persona puede hacer el ejercicio de imaginar ese grupo como un lugar e identificar qué temas cree que se tratarían o serían apropiados de platicar.

Pon límites a tu accesibilidad.
El chat es maravilloso para mantenerte en contacto con tus amigos. Sin embargo hay que entender que:
- No siempre te tienen que contestar de inmediato y que no significa necesariamente que te están ignorando.
- No siempre tienes que contestar de inmediato. Se vale querer hacer otras cosas o simplemente desprenderte de tu celular por un rato.
Este tema de la inmediatez de respuesta es uno de los detonadores de conflictos entre niños y adolescentes e incluso adultos. Hay que desarrollar la paciencia y tolerancia. Ser un ejemplo de que el celular puede esperar, especialmente si se está compartiendo con tus seres queridos.

Chatear es entretenido y una excelente herramienta de conexión. El éxito está en mantenerlos para usos prácticos o funcionales. No dejes que una , sustituya todas tus contagiosas carcajadas, sustituya todo el calor de los abrazos reales y úsalo a consciencia para que construya sobre tus relaciones.

Compartir
Contáctame
Aprendamos a utilizar la tecnología responsablemente.